Soluciones

Dolores Psicosomáticos

dolores psicosomáticos dolor cabeza colon migraña

DOLORES PSICOSOMÁTICOS: ¿POR QUE ME DUELE SIEMPRE LA CABEZA? ¿POR QUÉ TENGO COLON IRRITABLE?

Los dolores psicosomáticos son los dolores físicos que tienen un origen emocional.

Todos hemos escuchado como la gente se enferma de estrés. También hemos escuchado que muchas veces el origen de un cáncer es pena o rabia no procesada.

Las emociones no procesadas (no asumidas, no descargadas) generan dolores o problemas crónicos como dolores de cabeza, problemas estomacales e intestinales, afecciones de la piel, disfunciones sexuales, etc. Te quiero explicar cómo y por qué ocurre esto.

Un dolor de cabeza crónico por ejemplo, se da cuando hay una sobrecarga del flujo vital en la cabeza. La energía vital circula libre por todo el cuerpo, pero cuando acarreamos emociones no procesadas, el cuerpo intenta lidiar por su parte con el dolor emocional. Aquí es cuando comienza el problema.

¿CÓMO ES QUE EL CUERPO INTENTA LIDIAR CON EL DOLOR EMOCIONAL?

Primero entendamos el mecanismo básico que tiene el cuerpo para manejar la amenaza: cuando queremos protegernos de un dolor, el cuerpo tiene el mecanismo de volver el músculo rígido para protegerse ante el daño. Si el músculo está contraído y rígido siente menos dolor, o sea es menos sensibleEntendamos la contracción muscular como una coraza, como una defensa ante la amenaza del dolor. 

Este mecanismo es perfecto para defenderse y sobrevivir ante una amenaza o ataque, como por ejemplo que estemos a punto de recibir un golpe. Pero dicho mecanismo pasa a ser un problema cuando por hábito seguimos sosteniendo la rigidez, aunque no esté ocurriendo nada que sea amenazante. 

Un ejemplo para que quede más claro: imaginemos un niño/a que creció en una familia donde el padre constantemente transmitía a su hijo/a que llorar es de débiles. El papá demostraba su enojo y rechazo cada vez que el niño/a lloraba o mostraba vulnerabilidad. El niño al ver esto, entiende que llorar es algo que está mal y que es castigado, y evitará a toda costa demostrar llanto.

¿El niño es capaz de no sentir pena o dolor? No, no es capaz. Pero sí es capaz de aprender la estrategia de apretar la mandíbula, la garganta y tragarse el llanto. Y lo seguirá haciendo cada vez que llore porque ya aprendió el mandato “llorar es de débiles”

El niño crecerá con este mandato y lo aplicará una y otra vez, incluso sin darse cuenta. Pasarán los años, y ahora adulto, le será difícil permitirse ser vulnerable y contactarse con su sensibilidad. Sin darse cuenta, transmitirá el mismo patrón a sus hijos.

Este mismo caso se aplica con las familias que enseñan a sus hijos que sentir rabia está mal. La niña o niño crecerá desconectándose de su capacidad de sentir rabia y de poner límites ante alguna amenaza. La contracción y desensibilización en este caso será a nivel del diafragma. 

En ambos casos el adulto seguirá sosteniendo la contracción, desensibilización y desconexión, a pesar de que ya no está la amenaza de perder el afecto y aprobación de papá o mamá.

Estos dos ejemplos reflejan el conflicto emocional y la consecuente estrategia de defensa que está detrás de los dolores psicosomáticos.  

En el caso de una pena profunda que no es descargada, si la persona escoge no llorar y no demostrar dolor, se van apretando los músculos que rodean garganta, mandíbula, parte de la nuca y el pecho. Así la persona siente menos dolor emocional, pero va a generar un dolor crónico en las zonas involucradas.

En el caso del intestino irritable es el mismo principio:

Al aguantar mucho tiempo la rabia, se contraen los músculos que rodean al diafragma, abdomen e incluso los músculos del piso pélvico. La energía que debiera descargarse como agresividad y defensa queda congestionada dentro del cuerpo, entre el diafragma y la pelvis, generando el dolor y el malestar constante en los órganos digestivos, alterando además algunas funciones sexuales. 

¿CÓMO AYUDA LA TERAPIA ANTE LOS DOLORES PSICOSOMÁTICOS?

Las dolencias psicosomáticas pueden aliviarse e incluso eliminarse con el trabajo corporal bioenergético y psicoterapéutico.

El objetivo de la terapia apuntará a:

  1. Suavizar los niveles de rigidez de la musculatura involucrada, mientras se aborda el conflicto a nivel psicológico.
  2. Descarga emocional respetuosa, paulatina: es necesario descomprimir la tensión emocional a través de la descarga de cualquier tensión emocional que emerja a través de los ejercicios.
  3. Construir recursos de manejo emocional saludable, para que las emociones no generen estragos físicos (manejo de emociones no significa reprimir emociones, sino saber darles una expresión adecuada y acorde)

Decubrirás que tienes el poder para expresar tus emociones y poner límites saludables en tus relaciones e interacciones, de manera que no tengas que comerte emociones como la rabia o la pena.

 

Reserva tu primera sesión

 

Miguel Ángel Palacios

Psicólogo Terapeuta

https://www.facebook.com/yocambioahora/

Dolores Psicosomáticos
5 (100%) 3 votes

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *